martes, 26 de febrero de 2013

Triste..


Todos vivimos al borde del precipicio
caminado en la cornisa del mundo
batallando a desgano con las miserias cotidianas
hartos de tedio y miedo
incapaces de mandar todo al carajo.

4 comentarios:

  1. sensación que comparto contigo...

    pequeño gran poema...

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso hay que volver...para no caer por la cornisa!!!!!

      Eliminar
  2. Pero ese caminar nos da vida, y nos roba el aire.
    Tenemos miedo al miedo, pero no podemos vivir sin él. Me ha gustado.

    ResponderEliminar

 
Creative Commons License
This work by Emanuel Andreotti is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License